Emprendedores Gráficos | Como presentar una propuesta de diseño
En este artículo para diseñadores e ilustradores, aprenderás claves para tener éxito al presentar una propuesta a un cliente
presentar una propuesta de diseño, presentar una propuesta a un cliente
16964
post-template-default,single,single-post,postid-16964,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Cómo tener éxito al presentar una propuesta a un cliente

Hace unos meses me pasó algo extraño, como diseñador siempre había sido yo el que entregaba propuestas a posibles clientes, pero esta vez eran otros los que me convencían a mí para que eligiera su propuesta. Se trataba de una empresa de marketing y diseño web y la verdad es que a pesar de las buenas críticas que tenía sobre ella, la propuesta fue un auténtico desastre, así que decidí seguir buscando.

 

Lo valioso de esto fue darme cuenta de la gran importancia que tiene ese momento en el que mostramos nuestras propuestas a un posible cliente ya que allí estaba yo, dispuesto a escuchar y aceptar una propuesta que finalmente no tuvo éxito porque falló una sola cosa, la estrategia.

 

Llegados a esta conclusión, me puse a analizar la estrategia que he utilizado y perfeccionado a lo largo de los años para vender una gran cantidad de proyectos con éxito y por ello hoy, voy a compartir contigo 5 claves para presentar una propuesta de diseño o ilustración y hacer que tus clientes acepten las propuestas “casi” con los ojos cerrados.

 

Primera Clave: No muevas ni un dedo hasta saber lo que quiere tu cliente

Para poder explicarte cómo presentar trabajos a tus clientes y tener éxito, veo necesario empezar por la parte en la que desarrollas el trabajo que quieres presentar y voy hacerlo con un ejemplo real.

 

Cuando me dedicaba al diseño de equipajes deportivos,  me encontré con muchos equipos que no tenían una idea clara del diseño que querían, lo cual daba lugar a trabajos basados en mi propio criterio, razón por la que muchos equipos me pedían mil y una modificaciones, otros tiraban todo mi trabajo a la basura y un pequeño porcentaje quedaban cautivados con lo que hacía y aceptaban mis propuestas. Así que después de mil enfados y de perder mucho tiempo, decidí buscar una forma de saber qué es lo que esos equipos querían o al menos cuáles eran sus gustos para así poder desarrollar un trabajo que cumpliera las expectativas de cada cliente.

 

Lo que hice entonces fue crear una conversación con cada nuevo cliente en la que hacía muchas preguntas y mostraba imágenes de varios tipos de equipajes y diseños para conocer los gustos y preferencias reales de los interesados. Este proceso resultó tener un gran éxito para mí ya que conseguí ahorrar una enorme cantidad de tiempo y ofrecer propuestas finales con muchísimo más éxito.

 

Este sistema es el que actualmente aplico con todos mis clientes independientemente del trabajo que realice.

 

Mi recomendación es que crees tu propio proceso de trabajo, teniendo muy en cuenta que necesitas saber lo que quiere el cliente antes de empezar a trabajar.

 

Segunda Clave: Tu propuesta no puede sorprender a tu cliente

No te arriesgues con propuestas de último momento o propuestas que nada tengan que ver con lo que hayas hablado con tu cliente. Si trabajando para terceros te dejas llevar por impulsos creativos y por la necesidad de hacer las cosas a tu manera sin consultarlas previamente, lamento decirte que no estás trabajando, estás arriesgando o apostando, lo cual se traduce en pérdida de tiempo, trabajo a la basura y muchas posibilidades de que tus clientes te digan que NO a la hora de presentar tus proyectos.

 

Descubre para qué te están contratando exactamente, cuáles son las expectativas de tus clientes y malgastes tu tiempo creando algo que nadie te ha pedido.

 

Tercera Clave: Cuida los pequeños detalles

 

Para tener todas las de ganar en una presentación, debes demostrar que conoces a tu cliente y que has estudiado muy bien su proyecto. ¿Y cómo lo demuestras? Abriendo bien los ojos en todo el proceso previo (reuniones y conversaciones), analizando e indagando por tu cuenta y finalmente cuidando los pequeños detalles al preparar tu presentación.

 

Aquí he de reconocer que no siempre he sido muy detallista a la hora de presentar una propuesta, pero después de varios años de experiencia, este punto es algo que no puedo pasar por alto. Nunca será lo mismo enseñar el logo que has preparado para un restaurante sobre un aburrido fondo blanco, que hacer una presentación con mock ups en alta resolución donde tu logo aparezca sobre un menú de comida, una tarjeta de visita o en una imagen real de un restaurante.

 

Cuando estés preparando la presentación, debes decidir el formato, los materiales, las imágenes, etc. teniendo muy en cuenta a quién te estás dirigiendo. Hay clientes que prefieren las cosas en papel, otros en digital, otros con un diseño bien cuidado, otros con algo más minimalista, etc. Por ponerte un ejemplo, imagina que te informas sobre uno de tus clientes y descubres que se trata de una empresa muy implicada con el cuidado del planeta. A la hora de preparar tu presentación ganarás más puntos si ofreces tu propuesta en un formato digital o sobre papel reciclado, que malgastando hojas sin necesidad.

 

Recuerdo que uno de los errores que cometió la empresa de diseño web que te comentaba al principio, fue entregarme su propuesta impresa sobre un papel muy fino, con las hojas grapadas y las imágenes algo borrosas. Como comprenderás, la primera impresión como diseñador exigente que soy, no fue buena ya que no supieron transmitirme la profesionalidad que prometían así qué recuérdalo bien, cuida los pequeños detalles cuando presentes tus propuestas, estos pueden ser la diferencia entre un Sí y un No.

 

Cuarta Clave: Justifica lo que tu cliente ganará

Centra siempre tu discurso en los beneficios que tu cliente va a obtener con tu trabajo y no sólo te dediques a justificar por qué has elegido un determinado color o una determinada fuente. Imagina que eres un diseñador web y vas a crear la página web de un determinado cliente que quiere vender sus productos de forma online. Conociendo esto, sería un error enfocar la presentación exclusivamente en la imagen y la estética que has elegido para la web, centrándote en explicar de forma detallada cómo esa página va a ayudarle a vender sus productos de forma online ganarás muchos puntos en tu favor. Hablo más sobre esto en este episodio del podcast.

 

Y como no todo termina una vez que nuestro cliente acepta la propuesta, me veo obligado a incluir la siguiente clave…

 

Quinta Clave: No entregues los archivos hasta cobrar todo el trabajo

En el pasado cometí el error de enviar todos los archivos una vez que el cliente acepta la propuesta, ahora he evolucionado y cuando se trata de nuevos clientes, no entrego los archivos finales hasta haber cobrado el resto del dinero. Y digo el resto porque lo recomendable es cobrar una parte por adelantado antes de empezar a trabajar. Show me the money men.

 

Si te ha gustado, compártelo!!

 

Samuel Cairós
samuel@emprendedoresgraficos.com

Creador de Emprendedores Gráficos, diseñador, autor y formador. Amante de la creatividad, las nuevas ideas, el emprendimiento, la innovación y los proyectos hechos desde la pasión y el corazón.